Colores

Colores

        En la adolescencia solo se vestía de negro. La vida le abría su ilimitado abanico de posibilidades y cromatismos, y ella las absorbía todas con curiosidad.

        A partir de los veinte años cambió su ropaje fúnebre por estampados floreados. La camaradería de la amistad, los viajes compartidos, las fiestas oníricas hasta el amanecer, todo era un caleidoscopio de emociones y sensaciones.

        Con vientiséis viró al rojo carmesí, ahogada en los placeres compartidos con sus amantes, con los que tomó plena conciencia de su carnalidad.

        A los treinta descubrió la armonía inherente en la naturaleza: ocres terrosos, verdes campestres y azules fluidos. La serenidad se trasladó de su atuendo a los lienzos y comenzó una nueva etapa henchida de creatividad.

        Él apareció y ella decidió asentar la cabeza. Con treinta y cinco se casó de blanco, como marca la tradición. Siguió fiel a ese color durante el resto de su vida: blanco impoluto, plano, vacío. El blanco de la nada.

Anuncios

3 comentarios en “Colores

  1. “el blanco aparece ante el ojo como la ausencia de todo color, pero científicamente está comprobado que contiene a todos los colores” lo leí en algún blog y lo anoté.
    A mí me llama la atención que en diferentes culturas se visten de blanco para celebrar una boda o para todo lo contrario, un funeral.

    anuskavk, lo de “no te cases” sigue la tematica de tu blog Te amo, destrúyeme a la perfección.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s