Sombra

Sombra

        No puede dormir. La luz de la farola que entra por la ventana ilumina cruelmente la extensión deshabitada que ella ha dejado en la cama. Es su ausencia más palpable, la más despiadada, y él no puede soportar la uniforme tersura de las sábanas, sin un cuerpo que rompa su implacable vastedad.

        Por eso, ahora cada noche cuelga de la barra de la cortina uno de los vestidos que ella dejó olvidados, y el sueño le vence con la compañía fantasmal, pero rotunda, de su sombra tendida junto a él.

d

René Magritte – In memoriam Mack Sennett (1936)

Anuncios

2 comentarios en “Sombra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s