Colombofilia

Colombofilia

        —¿Qué tal ha pasado el día mi palomita? —La besa en el pelo.

         Nunca la llama por su nombre. Ese apelativo cariñoso se ha convertido en una especie de contraseña de su amor y ella atiende siempre orgullosa, sintiéndose inmensamente querida.

        —¿A mi palomita le apetece una tortillita para cenar?

        Le oye trastear en la cocina. Suena su móvil, que ha dejado sobre la mesa del comedor: él ha introducido como melodía los arrullos galantes del palomo macho en celo. Ella lo recoge para llevárselo y sus ojos se posan, sin querer, en el nombre que resalta sobre la pantalla iluminada: «Paloma».

d

René Magritte – The therapist (1937)

Anuncios

2 comentarios en “Colombofilia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s