Guisantes

Guisantes

        Suena el despertador. Él se mete en la ducha y ella se dirige a la cocina, abre la despensa y baja un paquete de guisantes del primer estante. Saca un guisante y vuelve al dormitorio. Sobre su tocador descansa una caja de paredes de nácar que él le regaló cuando eran novios. Introduce el guisante y calcula que en dos semanas podrá prepararle para cenar guisantes con setas, su plato favorito.

         Entonces, tras haber comido, él la tomará de la mano y la conducirá al lecho. Le hará el amor y ambos quedarán dulcemente dormidos. A la mañana siguiente, ella comenzará de nuevo a juntar guisantes, uno por cada noche en que, tras meterse en la cama, él se dé la vuelta con un cortante «Buenas noches».

Anuncios

2 comentarios en “Guisantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s