No me dejes sola

No me dejes sola

        —Después de cincuenta años de casados, qué sola se va a encontrar, pobrecita.

___—Mírala, está destrozada.

dddUna anciana llora desconsolada junto al ataud de su marido. Un operario de la funeraria se acerca.

ddd—Señora, lo siento, tenemos que llevárnoslo en breve.

dddLa mujer le mira acongojadamente.

ddd—Déjeme un momento a solas con él, por favor. Necesito despedirme, tomar su mano por última vez.

dddEl hombre suspira.

ddd—Por supuesto, el tiempo que necesite.

dddYa ha pasado media hora cuando la viuda sale del cubículo, abrazando con fuerza su bolso.

ddd—Se la ve mucho mejor, más tranquila.

ddd—Querida, ¿quieres que alguien te acompañe durante la noche? Es la primera vez que vas a dormir sola en muchos años.

ddd—No, no os preocupéis, estoy bien, podré conciliar el sueño.

dddYa en la cama, la mujer cierra los ojos, contenta de poder sentir, como cada noche desde hace diez lustros, la mano —fría y rígida, pero aún protectora— de su amado esposo en la suya.

Anuncios

Un comentario en “No me dejes sola

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s