Lágrimas

Lágrimas

        Él sabe que puede perdonarla. Por eso, cada vez que nota ese sentimiento aleteando en el estómago, saca la botella de whisky y se sirve la mitad de un vaso largo. Después se encamina a la cocina, abre el congelador y extrae la bandeja de cubitos. Se echa dos en la copa, espera a que el hielo se deshaga un poco, da un sorbo y vuelve a revivir toda la amargura que ella le inyectó, en el sabor mezclado del alcohol y las lágrimas, esas lágrimas que él recogió, en aquellos días tristes, para confeccionar un helado recordatorio cristalino que le deja un gusto salado en la boca.

Anuncios

Un comentario en “Lágrimas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.